5 reglas financieras básicas para recién casados

0
6436

Mezclar amor y dinero parece no resultar muy romántico. Por eso, la planificación financiera es un tema que suele abordarse en las parejas de recién casados. No obstante, definir un plan financiero en pareja desde el principio de la convivencia resultará fundamental para construir una relación exenta de problemas económicos. No tratar ciertas cuestiones financieras en pareja es el principio de una relación con problemas económicos. El origen de la mayor parte de estos problemas se encuentra en la falta de comunicación.

Cuestiones que se deben abordar incluso antes de iniciar la convivencia en pareja:

#1 .Compartir la información financiera.

Lo primero que se debe hacer es conocer la situación financiera de cada uno de los componentes de la pareja. Esto implica tratar cuestiones como las deudas adquiridas y pendientes, los ahorros y bienes que se poseen, etc.
De esta manera, ya estamos preparados para afrontar un presupuesto conjuntio que se adapte a la nueva situación finanviera que debemos abordar en pareja

#2. Definir metas comunes.

Antes de dar ningún paso más es importante establecer metas financieras comunes. Tú y tu pareja debéis establecer qué resulta prioritario para vosotros: si liquidar una deuda lo antes posible, definir una meta de ahorro para un objetivo concreto, etc. Es importante dejar claros los objetivos y marcar los pasos necesarios para lograrlos en un plazo de tiempo determinado.

#3. Elaborar un presupuesto.

Una vez que se conoce la situación financiera es necesario elaborar un presupuesto en el que debemos considerar los ingresos con los que cuenta la pareja, los gastos básicos y las deudas que deben liquidar. Es importante marcarse una meta común en la que ambas partes estén de acuerdo y señalar un responsable que se haga cargo de controlar el cumplimiento del presupuesto acordado.

#4. Las cuentas claras.

Existe un punto que es importante aclarar en este momento: decidir si se va a disponer de una cuenta conjunta tanto para los ingresos como para los gastos de la pareja o si se harán aportaciones proporcionales por ambos miembros de la pareja. Ninguna opción es mejor que la otra. Simplemente debe tomarse una decisión al respecto de mutuo acuerdo.

#5. Mantener reuniones sobre cuestiones financieras.

Lo ideal sería reservar un día al mes o cada semana para tratar estas cuestiones en pareja. Se trata de evitar que el tema sea tratado de forma superficial mientras comentáis otras cuestiones. Es importante que la persona que se ha responsabilizado de hacer un control y seguimiento presente las cuentas a la otra parte para definir cómo evolucionan las finanzas y definir si es necesario tomar nuevas decisiones para mantener o cambiar el rumbo.

 Fuente: Ahorro.net  y Novaventa